Mira a cámara

Nuevas miradas para el cine español

Darío Paso: “Con los años, nos volvemos más locos”

with one comment

Ángel Caballero/Mira a cámara
Es el último de una larga saga ligada directamente al mundo del arte y el espectáculo. Los genes no le traicionaron y acabó delante de las cámaras, trabajando en películas como: Mensaka, Tapas, Salvajes o No digas nada. Darío Paso, además ha escrito y dirigido los cortometrajes: ¿Y tú?, Los diez pasos y, más recientemente, 55, protagonizado por la actriz Rocío Paso, su madre, que llevaba años alejada de la profesión.

Mira a cámara: Viniendo de una familia tan ligada al mundo el espectáculo, es difícil querer dedicarse a otra cosa, ¿no?
Darío Paso: De niño tenía muy claro que quería ser dibujante o director de cine, porque es algo que veía en casa como muy normal. A los once años, mi profesor de arte dramático del colegio me propuso para un corto y durante el rodaje de éste, me empecé a enamorar de esta profesión.
M.a.c: Con los años has retomado ese sueño de dirigir…
D.P: Mi gran pasión siempre ha sido el cine y ponerme detrás de la cámara. En la adolescencia empecé a dirigir cortos amateurs y, poco a poco, he ido aprendiendo y haciendo otros más profesionales. Esto no quiere decir que vaya a dejar de lado mi carrera como actor. Me gustaría compaginar estas dos facetas, al igual que han hecho Peter Mulan o Icíar Bollaín. Reconozco que disfruto mucho actuando pero me llena más la dirección. Soy bastante creativo y muy inquieto, por eso hay veces que no me basta con interpretar.
M.a.c: ¿Protagonizarías algunos de tus trabajos como director?
D.P: Creo que es una idea que nos tienta a muchos actores cuando nos ponemos a dirigir. No he salido en mis cortos porque pienso que es algo que solo pueden hacer Kenneth Branagh, Orson Welles y pocos más. Es muy difícil auto dirigirse, porque estás dividido y no te puedes centrar en algo concreto para trabajar.
M.a.c: ¿Eres muy crítico con tu trabajo?
D.P: Intento ser lo más objetivo posible, pero soy una persona que no deja la cabeza quieta ni un segundo y esto se extrapola a la profesión. Me juzgo bastante y soy muy inseguro, en la vida y en el trabajo.
M.a.c: En 55, tu último corto, has dirigido a tu madre. ¿Cómo ha sido trabajar con la familia?
D.P: Ya había trabajado con mi padre, César Sánchez, en unos capítulos de una serie. No deja de ser una experiencia muy bonita pero muy rara, porque son tus padres y es difícil desconectar en ese sentido. Mi madre, Rocío Paso, es una excelente actriz que llevaba muchos años retirada. Hacía tiempo que quería reavivarle la ilusión por su carrera, encontré una temática cercana a nuestra historia familiar y le propuse interpretarla porque no había nadie mejor que ella para hacerlo.
M.a.c: ¿Te costó convencerla?
D.P: Sí, porque al llevar tantos años fuera de la profesión, tenía mucho miedo a hacer una interpretación que resultara pasada y antigua. Como le pasó a muchas actrices, mi madre empezó a tener hijos, se dedicó por completo a su familia y se retiró. Pero cuando eres un buen actor, da igual el tiempo que lleves alejado de las tablas, o de que época vengas… solo tienes que desoxidarte con unos ensayos y tirar para adelante.
M.a.c: ¿Sueles consultar a compañeros cuando tienes que preparar un personaje?
D.P: No consulto con nadie que no sea el director o el guionista del trabajo que estoy haciendo. Creo que pedir demasiados consejos a compañeros puede hacer daño a tu creación porque, al fin y al cabo, el que tiene la batuta y en quien tienes que confiar, es en el director. Con los años he aprendido que tú no eres quien prepara los personajes, sino que son ellos los que te preparan a ti. Al contrario de lo que dicen muchas técnicas actorales, yo compongo mis personajes de fuera a dentro. Empiezo a crear su forma física y, poco a poco, voy interiorizándolo. También, es muy importante hacer un buen análisis de guión para comprender cuatro cosas básicas, que definen y crean al personaje.
M.a.c: ¿Alguna vez te has parado a pensar que, por el paso del tiempo, hay personajes que ya no vas a poder interpretar?
D.P: Claro que se me ha pasado por la cabeza, pero, justamente, la gran mayoría de los personajes que siempre me han atraído, han sido más mayores. En ese sentido, estoy tranquilo, porque aún estoy a tiempo de interpretar a los personajes que más me gustan.
M.a.c: ¿Crees que tener un físico determinado te delimita para cierto tipo de personajes?
D.P: Tengo muy claro que hay personajes que nunca voy a poder interpretar por mi físico. Siempre se me ha considerado un actor “tipo”,  y por eso es muy difícil que yo haga de galán. La mayoría de mis personajes han sido cómicos o malvados, pero eso son estereotipos que están ahí y hay que aceptarlo. Creo que, por desgracia, se tiene muy en cuenta el físico –sobre todo en el campo audiovisual- y es una venda que tendremos que quitarnos, porque en otros países ya se ha hecho con muy buenos resultados.
M.a.c: ¿Se aprende más trabajando o viendo el trabajo de otros?
D.P: De las dos formas. En esta profesión tienes que ser una esponja y empaparte de todo lo que te rodea. Yo he aprendido mucho de ver otros trabajos y de todos los compañeros con los que me he encontrado a lo largo de mi carrera. Considero que uno de los mejores actores que tenemos en este país y de los que más he aprendido es, Víctor Clavijo. Es un gran guía y un gran referente como actor y como persona.
M.a.c: Se dice que ésta, es una profesión de locos. ¿Después de veinte años, estás más loco o más cuerdo?
D.P: Estoy mucho más loco (Risas) Para ser artistas, tenemos que tener un punto de locura o una sensibilidad especial. Empezamos más sanos y nos vamos volviendo más locos con el paso de los años, porque es una profesión que se alimenta del estrés, de las fobias, de los miedos… Este es el único trabajo artístico donde tus herramientas son tu cuerpo y tus emociones. Eso acaba pasando factura, en lo bueno y en lo malo.

Anuncios

Written by miradaacamara

23 febrero, 2010 a 6:58 pm

Publicado en Nuevas miradas

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] un comentario » El cortometraje “Cementerio de elefantes” que dirige Darío Paso-Jardiel, ya está en marcha. Ángel Caballero, Marta Hazas, Macarena Gómez y César Sánchez forman el […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: