Mira a cámara

Nuevas miradas para el cine español

Ciro Miró: “Ya todo está inventado”

leave a comment »

Ángel Caballero/Mira a cámara
Siempre tuvo claro que su vida transcurriría delante de las cámaras o encima de un escenario. Su primera película, “Fotos”, le sirvió para reafirmarse en su decisión y abandonar su ciudad natal para probar suerte en Madrid. Ciro Miró ha pasado por series como “El Comisario” o “Policías” y en el cine lo hemos visto en “Incautos” o “La Conjura del Escorial”

Mira a cámara: Empezaste muy joven en esta profesión…
Ciro Miró: Tomé la decisión de ser actor cuando tenía nueve años. A los catorce comencé a estudiar arte dramático e hice mi primera película con dieciséis. La película se titulaba “Fotos” y pensaba que después de este trabajo y de compartir reparto con Gustavo Salmerón, María Asquerino, Amparo Muñoz, Micky Molina o Simón Andreu todo iba a ser más fácil. Así que me vine a Madrid a seguir formándome y a trabajar. Ahora tengo treinta y tres años y aquí sigo luchando. Paso a paso, haciendo trabajos más grandes y otros más pequeños.
M.a.c: ¿Crees que fue una decisión acertada?
C.M: Sí. Pienso que mientras más salgas, vivas en sitios distintos y conozcas más cosas, serás mucho más rico como persona y como actor. Lo de quedarme en un sitio estancado es algo que nunca ha ido conmigo.
M.a.c: ¿Qué es para ti el arte?
C.M: Una forma de expresarme. Mi abuelo solía decir “hace tiempo que el arte murió” y, en cierto modo, estoy de acuerdo con él. Ya todo está inventado y eso se puede comprobar en la música, en la pintura e incluso se puede ver en las interpretaciones de muchos actores.
M.a.c: ¿Crees que la prensa puede ser un buen aliado para el actor?
C.M: Es un arma de doble filo, porque puede ser un gran aliado que te ayude a subir o un enemigo que acabe con tu carrera. Siempre he pensado que el que la sigue la consigue y, al final, el tiempo nos pone a todos en nuestro sitio. Hay muchos actores que llevan años trabajando, recibiendo muchas críticas y un día hacen un trabajo donde demuestra su valía y calla todas las malas críticas.
M.a.c: ¿Alguna vez has pensado que puede que nunca te vuelvan a llamar?
C.M: Por suerte, aún no he pasado ese vértigo. En ese sentido tengo que ser muy optimista porque siempre que estoy realizando un trabajo pienso que después va a venir otro. Creo que el trabajo llama al trabajo y todos cuando hacemos algo tenemos la esperanza de que guste para vengan otras ofertas.
M.a.c: ¿Podrías vivir alejado de las cámaras y focos?
C.M: De las cámaras de la prensa, sí. De las cámaras de cine me sería imposible. Ojalá pudiera…
M.a.c: ¿Eres seguidor de entregas de premios como los Goya o los Oscars?
C.M: Suelo verlo por curiosidad, por ver que pasa en el mundo y estar un poco al día. Pero no soy de hacer porras con los amigos para ver quién gana y cosas así.
M.a.c: ¿Te gustaría llegar a recibir alguno de estos premios?
C.M: A todo el mundo le gusta ser premiado, pero no es algo que me quite el sueño. Cuando era pequeño solía pensar más en esas cosas, ahora sé que no se puede empezar la casa por el tejado y prefiero pensar en el proceso sin preocuparme por el resultado.
M.a.c: Te has formado en esgrima, hípica, canto… ¿Son necesarias estas cosas para ser actor es por capricho tuyo?
C.M: Creo que es importante tener una buena formación. Soy muy exigente conmigo mismo y con mi trabajo. Nunca me han llovido las ofertas, me he tenido que currar los trabajos y eso solo se puede hacer estando bien preparado. Cuando empecé con “La conjura del Escorial” empecé a dar clases de esgrima porque el personaje lo requería. Me enganché a ese deporte y acabé sacándome el título de profesor de esgrima. Hablar idiomas es algo que también me ha abierto muchas puertas.
M.a.c: En “La conjura del Escorial” trabajaste con el amplio elenco de actores extranjeros. ¿Qué aprendiste de su forma de trabajar?
C.M: Tanto Julia Ormond, como Jurgen Prochnow o Jason Isaacs eran actores que venían a trabajar y no a hacer amigos. Estaban en todo momento colocados en sus marcas, no querían dobles de luces, eran muy disciplinados y serios en el trabajo. No coincidí en muchas secuencias con Julia pero me dejó asombrado lo señora que fue en todo momento, lo entusiasmada que estaba con su personaje y su manera de implicarse en el proyecto.
M.a.c: ¿Guardas alguna anécdota de ella?
C.M: Por contarte alguna, te podría decir que el último día de rodaje organizó una cena en el hotel donde se alojaba para despedirse de algunos compañeros. Fue muy atenta y muy cercana con todos nosotros. Como una más.
M.a.c: ¿Has rezado para conseguir un papel?
C.M: He rezado, me he llevado todos los amuletos que he encontrado a las pruebas, he intentado meditar para relajarme, he puesto vinagre debajo de la cama… lo he hecho todo y nunca ha funcionado (risas)
M.a.c: ¿Qué es lo que nunca debe hacer un actor?
C.M: Llegar sin saberse el texto. Si te sabes el texto de una forma tan mecánica que no tienes ni que pensar, gran parte de tu trabajo ya está solucionado con eso, porque luego lo puedes jugar mucho más  y estar más pendiente de tu compañero. Cuando vas sin saberte el texto estás más pendiente de lo que tienes que decir que de las pautas que te da el director o del trabajo que estás haciendo con los compañeros.
M.a.c: ¿Qué le dirías a un director de casting si lo tuvieras delante?
C.M: Que miren, que juzguen y que mucha suerte con lo que encuentren.

Anuncios

Written by miradaacamara

27 marzo, 2010 a 4:47 pm

Publicado en Nuevas miradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: