Mira a cámara

Nuevas miradas para el cine español

Leticia Dolera: “Me sigo ilusionando cuando voy al cine”

leave a comment »

Ángel Caballero/Mira a cámara
Se dio a conocer gracias a su trabajo en “Al salir de clase” y pronto saltó a la gran pantalla con películas como “Semen, una historia de amor”, “Imagining Argentina” o “Imago Mortis”. Leticia Dolera es una de las actrices más prometedoras del cine español, ha trabajado en varios proyectos internacionales y pronto viajará al festival de Málaga para presentar su última película (Circuit) y su primer corto como directora (Lo siento, te quiero)

Mira a cámara: ¿De dónde nace tu inquietud como directora?
Leticia Dolera: Surgió dentro de mí la necesidad de establecer una relación más personal y de mayor responsabilidad con el cine, de implicarme más desde otro punto de vista y contar mis propias historias. También me ha servido mucho como actriz, se aprende bastante viéndolo todo desde el otro lado, y entiendes mejor a los directores.
M.a.c: ¿Qué podemos esperar de “Lo siento, te quiero”?
L.D: Una fábula romántico-naïf de ciencia ficción. Mi deseo sería dibujar una sonrisa tierna en el espectador.
M.a.c: ¿Es difícil para una actriz tener que decidir qué compañeros van a protagonizar tu historia?
L.D: La verdad es que no. El papel de Toni lo escribí pensando en que Antonio (Barroso) lo iba a interpretar y eso me ayudó mucho. Antonio ha hecho sobre todo papeles de macarrilla, tiene un lado macarra muy gracioso, pero también posee una mezcla de ternura sombría, fragilidad y misterio muy poco comunes que le convierten en un actor muy especial. Según como le caracterices parece salido directamente de una peli de Tim Burton, eso fue un lujo para mí.
Por otra parte, para el personaje de Bárbara, no fue hasta las últimas reescrituras de guión, cuando pensé que tenía que empezar a pensar en una actriz. Entonces vi “Camino” y lo tuve clarísimo, pensé que Manuela era una actriz con mucha sensibilidad y con la luz y dulzura idóneas para el papel.
Les estoy muy agradecida por haber confiado tanto en mí desde el primer día. Sin ellos este corto no hubiera sido posible.
No quiero olvidarme tampoco de Teresa Ortega, esa mujer que representa a todas las abuelas que van por la mañana a comprar pescado y de paso a charlar con el pescadero/a. Tiene una vis cómica brutal y la clava en cada frase. Y por supuesto los niños, Georgina, Mikel, Arnau, Berta y Martí  trabajar con ellos fue un gran reto y un gran aprendizaje, son todos la caña, ninguno se quejó por las lentillas negras (que son muy grandes y las llevaron puestas todo el día).
M.a.c: ¿Ha sido una tarea complicada?
L.D: Más que complicada diría que dirigir requiere mucho muchísimo esfuerzo y trabajo, pero he disfrutado  de cada proceso creativo. Te confieso que he pasado muchos nervios porque tenía miedo de defraudar a todo el equipo, que al fin y al cabo, me estaban regalando su tiempo y su talento y quería que se sintieran orgullosos de haber estado ahí.
M.a.c: ¿Volverás a repetir?
L.D: ¡Ya lo he hecho!  He dirigido otro corto que se le titula “AóB”, una comedia que gira en torno al mundo del cine, sobre una actriz en paro que va a ver a su representante para que la ayude a tomar una decisión de vital importancia para ella.
M.a.c: ¿Eres muy cinéfila?
L.D: Sí. Me encanta ir al cine. Me hace ilusión cada vez que se apagan las luces. Me da mucha pena que cada vez sea más difícil que lleguen películas más variadas a las salas españolas. Tal y como está la ley, es imposible competir con los grandes estudios que cada vez que estrenan una peli inundan las ciudades, revistas y televisiones con sus anuncios; no cambiar eso nos perjudica, nos perdemos otras visiones, otras formas de ver el mundo que nos pueden enriquecer como personas.
M.a.c: ¿Qué es para ti un “Freaky”?
L.D: Es ser auténtico, aceptarse a uno mismo y no tener miedo a ser lo que uno es. Creo que todos somos freaks, cada uno a su manera, y descubrir tu freakismo y amarlo forma parte del camino a la felicidad.
En parte, “Lo siento te quiero” es también un canto al freakismo, a ser libre para tomar tus decisiones sin que te importe no encajar en lo que los demás esperan de ti.
M.a.c: Cómo actriz, ¿Dónde te veremos próximamente?
L.D: Voy al Festival de Cine de Málaga a presentar el corto, pero también una peli que hice hace ya un tiempo, “Circiut”. Está ambientada en el mundo de la moda y trata sobre la relación un tanto tormentosa de un fotógrafo (Vincent Martínez) y una modelo (Sophie Auster) y de cómo se encontrarán y separarán en la vida hasta que sea capaces de cerrar el círculo.
En el mes de junio empiezo a rodar una peli que se titula “De tu ventana a la mía” cuenta tres historias, de tres mujeres, en tres épocas distintas, que tienen que enfrentarse a la soledad, cada una a su manera y como puede.
M.a.c: ¿Dónde se ve el crecimiento de un actor?
L.D: Creo sinceramente que eso es algo muy difícil de medir. Los actores somos marionetas y estamos siempre en manos de otros,  empezando por el guionista, siguiendo por el director, el montador, el músico, el diseño de sonido… Todas las fases de creación de una película van a influir en el resultado final de nuestro trabajo.
Así que todos los actores tenemos interpretaciones buenas y malas, todo depende de la película en la que nos haya tocado trabajar. Sin pretender sonar muy intensa, creo que el crecimiento de un actor no se ve, lo lleva y lo siente uno mismo por dentro.
M.a.c: ¿Qué has aprendido de tus trabajos extranjeros?
Pues que en cualquier país del mundo en el que se ruede una película hay un determinado momento que no cambia y eso es cuando dicen “acción”, ahí da igual el idioma o la nacionalidad, ahí estáis tú y tus compañeros para decir unas frases que parezcan de verdad. Me gustó especialmente rodar en Francia, hay gente muy profesional que tienen mucho respeto por el trabajo del actor.
L.D: ¿Qué recuerdos tienes después de rodar con actores de la talla de Antonio Banderas o Emma Thompson?
Sobre todo su sencillez y su facilidad a la hora de trabajar. Recuerdo que durante el rodaje de “Imagining Argentina”, Emma se corto en la mano, en una escena en la que tenía que estar  en el suelo desentarrando algo.  En teoría aquel espacio tenía que estar preparado para que no hubiera cristales, ni nada cortante pero se les escapó un cristal con el que ella se cortó. Emma se comportó de un modo muy profesional, no puso malas caras y no le gritó a nadie. Hubo que cambiar la orden de rodaje del día siguiente y durante todo ese tiempo, ella estuvo buscando la manera se seguir trabajando sin que se notara el corte de su mano.
M.a.c: ¿Si volvieras a empezar dónde no te gustaría volver a caer?
L.D: No querría volver a perder la confianza en mí misma y en mi profesión.

Anuncios

Written by miradaacamara

6 abril, 2010 a 1:25 pm

Publicado en Nuevas miradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: